¿Cuántos regalos para Reyes?

By Martes, diciembre 23, 2014 2 , , Permalink 0

En estas fechas siempre entra la siguiente duda, ¿cuántos regalos deberían tener los niños para Reyes?  El 5 de enero está a la vuelta de la esquina y en la recta final entramos en un frenesí de compras tremendamente agobiante. Calles repletas de gente, artículos descolocados, vendedores ocupados, juguetes difíciles de encontrar y para colmo hay que planear todo el menú para estas fiestas, malabares es lo que hacemos algunas.

La semana pasada tuve desayuno navideño con mis compañeros antes de coger las vacaciones y cada uno estuvo contando cómo regalan en su casa en Reyes y cuántos son los regalos que permiten a los niños.

Entramos en el debate sobre qué número de regalos es el más acertado, sobre todo porque no conseguíamos decidir qué tira más, si la cara de ilusión de los niños al ver una gran cantidad de regalos o, la sensatez de elegir unos pocos y bien elegidos regalos.

LA ILUSIÓN DE LOS NIÑOS

La verdad es que todos nos emocionamos al pensar en las sensaciones que teníamos en nuestra infancia cuando llegaban los Reyes y cómo nos gustaba ver un montón de paquetes para desenvolver. Sin embargo, yo creo que hace unos años no existía ese consumismo tan latente y no nos regalaban tanto.

Mi madre siempre me cuenta que a ella siempre le regalaban cosas más bien útiles, aquello que necesitara, por ejemplo un abrigo o calzado. Ella decidió seguir la tradición y a mí siempre me caían pantalones, vestidos o jerséis. Antes, cualquier cosita que te regalaran era ilusionante, era un detalle y lo más importante era celebrar las fiestas con toda la familia. En su opinión, ahora se espera la Navidad por los regalos, no por ese tiempo extra que se pasa juntos.

El anuncio de Ikea no ha dejado a nadie indiferente. Los niños quieren más juegos, no más juguetes. Si tienen que elegir prefieren que sus padres estén más tiempo con ellos que recibir una montaña lista para desenvolver.

LA CANTIDAD DE REGALOS POR REYES

No sé si por casualidad o por los círculos en los que me muevo, los niños que conozco reciben tantos regalos de Navidad que rara vez se ilusionan por más de uno.

Llega la noche de Reyes y empieza a surgir el insomnio de esta noche tan especial para los peques. Cuesta meterlos en la cama y si se consigue no paran de dar vueltas imaginando qué juguetes les traerán. Una tablet, un móvil, la bicicleta, el juego de moda para la play, el coche que vieron anunciado por la tv… La lista puede llegar a ser infinita y basta que caiga en sus manos un catálogo de juguetes para que quieran todo.

Aunque es difícil que obtengan todo lo que han pedido, sí es cierto que entre padres, abuelos, tíos, amigos cercanos, la montaña de regalos sea enorme. La pregunta que nos hacemos es: ¿tanta cantidad de regalos es buena para los niños?

Debajo del árbol de Navidad los peques encuentran los regalos de los esmerados padres. Éstos han tenido que calibrar cuáles eran los regalos qué más ansiaban y cuáles eran causa del atolladero de publicidad que reciben en estas fechas.

No obstante, todavía quedan muchos árboles que visitar y ver que han traído los Reyes en casa de abuelos, tíos, etc. Una compañera me contó que conoció a un niño que no abría todos los regalos hasta que no visitaba las 6 casas de familiares.

El resultado del paseo del día de Reyes es que los niños acaban con tal cantidad de regalos que sólo acaban prestando atención a uno o dos, mientras que algunos presentes nunca salen de su caja y acaban con polvo en el armario.

EL NÚMERO IDEAL NO EXISTE

Todo esto nos hace reflexionar sobre la cifra perfecta de regalos, y aunque pensemos que es imposible impedir el cúmulo de obsequios, en realidad sólo hace falta un poco de coordinación. Mi amiga Eva me contó cómo lo organizaba ella cuando sus hijos eran más pequeños. Los niños redactaban su carta a los Reyes y ella se ponía en contacto con estos magos por teléfono para decirles todos los deseos de ese año. A la vez, Eva tenía que encargarse de la coordinación familiar y asegurarse de que no se pasaban con sus compras. Le costó mucho conseguirlo pero al final consiguió su cometido (chica lista).

Yo siempre recomiendo comunicar al resto de la familia cuáles son las necesidades del niño, de esta manera también se ayuda a los papis con todos los gastos que hay que hacer frente. Los peques siempre esperan los regalos más chulos en su casa y tampoco está de más que en casa de sus abuelos reciban ese abrigo que tanto necesitan. Un 2×1, juguetes ilusionantes y cosas útiles. No busquemos un número, busquemos un equilibrio.

¿Qué pensáis de todo esto? ¿Regalos prácticos o juguetes nunca sacados de su caja?

  • Vladimir

    Buen post Magda

    Estoy bastante de acuerdo con tu análisis: en mi familia solemos hacerlo así (sobre todo porque Rodrigo es el único nieto/sobrino de las dos familias y le llueven los regalos) aunque a veces se descontrola un poco (no me sale tan bien la organización como a Eva, je je). Si vemos que son muchos juguetes los que va a recibir le guardamos alguno para posteriores celebraciones (cumple, santo). Aunque, como bien dices, lo que más le gusta es pasar tiempo con nosotros y que juguemos todos juntos. Es lo mejor.

    Un abrazo

    Vladi

  • Magda Kowieska

    Tiene mucha suerte Rodrigo. Además teniendo casa en el Esco disfrutara del campo y del aire fresco de la sierra jejeje como yo todos los días 😉

    Lo de guardar los regalos para otras celebraciones es muy sensato, o siempre puedes darle uno porque te apetezca, porque se porte bien. A mi me encantan los regalos porque si, así de sorpresa, suelen ser los mejores.

    Por cierto me tienes que contar que le pareció a tu mujer el libro de Pancol, dentro de poco lo tendré que fichar yo, ¡este año tengo que leer más!
    Nos vemos estos días. ¡Un abrazo!